domingo, 29 de enero de 2012

Equipo: Riqueza en la diversidad

video

Estoy seguro de que todos hemos oído, e incluso hemos sido partícipes de la crítica de algo que no nos gusta porque no es como nosotros o, como dice la psicología social, pertenece a “los otros”.

Podemos ser personas de acción y nos crispa aquel que todo lo analiza, o ser imaginativos y detestar el pragmatismo, o ser resolutivos y quedar bloqueados por quien busca el mejor momento, o…

María siempre se lo piensa todo dos veces, Manuel es incapaz de tomar una decisión sin tener la información previa, José hace, Cristina dice, Luis piensa, y así una tras otra la obra de desgaste en los equipos en los que, invariablemente, existe disfunción por falta de conocimiento de la riqueza de la diversidad, lo cual nos lleva a una falta manifiesta de confianza.

En el vídeo con el que ilustramos el presente post, pretendemos llevar a una reflexión que vemos interesante plasmar aquí mediante vuestros comentarios.

En principio, un grupo de niños de corta edad que tengan distintos perfiles, no pondrán los problemas que ponemos los adultos; ¿la razón?, sus filtros mentales aún no se han creado y, aunque en un principio les pueda sorprender lo que es diferente a ellos, lo normalizarán en breve plazo o, dicho de otro modo, no tienen los miedos que tenemos nosotros.

Las diferencias nos complementan, nos enriquecen y nos hacen más grandes porque, allí donde no llegas tu, llegará el otro; el que tiene la mano pequeña, la podrá meter en aquella grieta en la que no entra la mano del grandullón, el más grueso podrá servir mejor de contrapeso y, el más liviano, tendrá mayor agilidad. Como vemos, el uno complementa al otro.

Y parece claro, no habría noche sin día, ni placer sin dolor, ni luz sin oscuridad. Son contrapuestos que se complementan, como ocurre en un equipo donde, si en lugar de buscar los fallos en los otros, nos dedicamos a buscar sus posibles aportaciones, es posible que consigamos:

·       Aumentar la autoestima
·       Alcanzar cotas inimaginables
·       Superar obstáculos hasta ahora impensables
·       Funcionar como un Equipo
·     Alcanzar un sentimiento personal de utilidad para el Equipo y, por tanto, un orgullo de pertenencia

¿Lo probamos?; te agradeceremos tus comentarios al respecto

No hay comentarios:

Publicar un comentario